Píldora XIX – La curiosa historia del Idioma de Señas de Nicaragua

Publicado: diciembre 18, 2012 en curiosidad, píldora
Etiquetas:, ,

En los 70 no había educación especial para los niños sordos en Nicaragua. Hope Simosa, que era la esposa del dictador y tenía familiares sordos, creó una nueva escuela con educación especial y por primera vez se formó comunidad de niños sordos.

Durante el primer curso se apuntaron 50 niños y para la mayoría de ellos era la primera vez que conocían a otras personas sordas. Previamente los niños estaban con personas que les hablaban; el problema que se encontraron es que no tenían modo de comunicarse entre ellos.

Cada niño tenía su modo rudimentario de hablar mediante signos. Así que al principio todo era muy confuso. Los niños compartían mucho tiempo: en el autobús, los descansos, después de clase y terminaron creando un lenguaje en común.

Pasaron los años y el lenguaje evolucionó. En los 90 se hizo un par de experimentos entre los niños originales y la nueva generación de niños que habían crecido con el idioma evolucionado.

Experimento 1- Se les enseñó unos dibujos en los que un hombre veía un pájaro volando, se pegaba plumas, subía a lo alto de una montaña, se lanzaba y caía al suelo. Cuando se les pidió describir lo que habían visto las diferencias fueron llamativas, tanto en los gestos (los niños originales hacían movimientos muchos más toscos, realizados con todo el cuerpo, mientras que los de las nuevas generaciones hacían movimientos únicamente con la muñeca) como en lo que decían en sí (los niños originales describían simplemente los hechos y los niños actuales se centraban en los sentimientos)

Experimento 2- Se les enseño una tira de comic donde se veía a dos hermanos. El mayor esta jugando con un trenecito de juguete y el pequeño quiere jugar con el. El mayor deja el trenecito debajo de la cama y al irse a la cocina le dice a su hermano “Ey! No toques mi tren.” Entonces el hermano pequeño, mientras el mayor esta en la cocina, coge el tren de debajo de la cama y lo deja en la caja de los juguetes. Al llegar el hermano mayor a la habitación la pregunta es: ¿Dónde buscará el tren: debajo de la cama o en la caja de los juguetes? Mientras todos los niños de la nueva generación acertaron que buscaría debajo de la cama, los niños originales, que al hacer el experimento eran hombres de más de 30 años, fallaron 7 de cada 8.

Curioso el hecho de que mientras que los primeros sordos tenían una única palabra para pensar, los nuevos niños tienen más de 10: pensar, creer, acordarse, recordar…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s